ArchivosUncategorized

Felicidades en el Nuevo Año

8Vistas

Ha comenzado un nuevo año y con el los desafíos, las sorpresas, y un sin fin de situaciones que no podemos predecir. Seguramente ya muchos de ustedes han dedicado tiempo para seleccionar las resoluciones que siempre se acostumbran a hacer en esta época. En esta ocasión quisiera compartirles unas sugerencias que nos podrán ayudar en nuestro crecimiento espiritual durante el año. Ellas están enfocadas en ayudarnos a desarrollar una dinámica personal de oración que fortalecerá nuestro hábito de orar diariamente. Es muy común que la oración se vuelva algo rutinario, pero si comenzamos a introducir algunas nuevas ideas a nuestra práctica de orar es posible que aquellos que se sientan en ocasiones sin mucha motivación podrán animarse para orar más y con más frecuencia.

  1. Ore pidiendo dirección para el día – Al despertar cada mañana coloque el día en las manos de Dios. Es el primer regalo que recibimos diariamente y lo podremos disfrutar mucho si comenzamos pidiendo bendición para todo lo que hagamos. Algunas personas tienen la tendencia de angustiarse por lo que pueda suceder en el día, pero si le pedimos a Dios su bendición para las horas del día, la ansiedad y la angustia pasarán a un segundo plano. “Así que no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán. Basta a cada día su propio afán” Mateo 6:34 
  2. Ore pidiendo más confianza en Dios – Vivir con temor y desconfianza no solamente deteriora nuestra salud, sino que nos ubica en una situación de angustia y desesperación que resultará en mucho daño. Cuando aprendemos a confiar en Dios, esa confianza echará fuera el temor y eliminará cualquier trampa que el enemigo haya colocado en nuestro día. “El temor del hombre pondrá lazo; más el que confía en Jehová será exaltado” Proverbios 29:25
  3. Ore pidiendo valor y fortaleza Seguir en los caminos del Señor requiere una medida de valor y fortaleza para dejar a un lado los imposibles y movernos hacia la dirección correcta que Dios nos está mostrando. Las tentaciones del diario vivir nos acosan en todo tiempo y podemos caer desviándonos del camino, pero pidamos con fe el valor y la fortaleza necesarios para mantenernos firmes sostenidos de la mano poderosa del Señor. “No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia” Isaías 41:10
  4. Ore pidiendo el regalo de la bondad – Dios siempre nos envía pequeños regalos que muchas veces no nos percatamos. Uno de esos regalos es la bondad. Nada produce mayor satisfacción que una palabra bondadosa pronunciada con sinceridad en el momento oportuno. Pidamos al Señor que nos ayude a pronunciar esas palabras de bondad que los que nos rodean necesitan escuchar para cobrar ánimo en el diario vivir. “La congoja en el corazón del hombre lo abate; más la buena palabra lo alegra”. Proverbios 12:25
  5. Ore pidiendo más intimidad con el Espíritu Santo – Nuestra naturaleza humana es perversa, engañosa, y con tendencia de continuo al mal. Necesitamos con urgencia de la obra maravillosa del Espíritu Santo para que él nos muestre el pecado que hay en nosotros y nos ayude en el proceso de ser transformados. Ese proceso de transformación será inducido y logrado con el poder del Espíritu Santo, por lo tanto necesitamos pedirlo en nuestras oraciones diarias. “Y cuando Él venga (Espíritu Santo), convencerá al mundo de pecado, de justicia y juicio” Juan 16:8

Durante este año es una nueva oportunidad para proponernos desarrollar esa vida de oración sólida y bendecida que Dios desea que tengamos. Al practicar estas sugerencias en nuestros momentos personales de oración, experimentaremos renovadas fuerzas para seguir acercándonos al trono de la gracias mediante nuestros momentos de intimidad espiritual con Dios.

Leave a Reply