Artículos | Ministerio Familiar

Cuidando Nuestro Matrimonio -01

323Vistas

Por lo general todas las parejas van al matrimonio con grandes ideales y muchos planes que les permita alcanzar la felicidad.  Los primeros días y meses de casados suelen estar caracterizados por mucho romance, caricias y toda clase de demostraciones de amor, sin embargo no mucho tiempo después la realidad aflora y se comienzan a experimentar momentos de tensión que opacan un poco la felicidad hasta ahora disfrutada. Bien se ha dicho que algunos van al matrimonio creyendo que es un lecho de rosas, pero se olvidan que las rosas también tienen espinas.

Ese giro que comienza a tomar la relación puede traducirse en desilusión e insatisfacción con la pareja. Si ese sentimiento se apodera de alguno de los miembros de la pareja irá, deteriorando la relación poco a poco lo cual puede resultar en un distanciamiento y pérdida del interés y del amor. Para evitar que eso sucede es necesario recordar:

  1. No existen parejas perfectas; todas en algún momento experimentarán insatisfacción con su relación
  2. Todas las personas tienen cualidades buenas y otras no tan buenas
  3. La buena comunicación basada en el amor y el respeto permitirá que se compartan esos sentimientos de insatisfacción con el fin de buscar una forma de restablecer el interés y amor
  4. Es mucho más fácil y beneficioso luchar por mantener la llama del amor encendida en el matrimonio que dejar que todo se pierda
  5. Siempre hay una forma de volver a empezar y nunca será tarde para intentarlo, por lo tanto no hay que rendirse y cuidar la relación matrimonial