De Mujer a Mujer

La Mecedora

605Vistas

Había una vez una anciana en un asilo, era una mujer llena de amargura y abatida por la vida . Ella no hablaba con nadie ni pedía nada. Ella apenas existía, en su vieja y rechinante mecedora. La anciana no tenía visitantes.

Cada dos días por la mañana, una joven y sabia enfermera entraba en su habitación. Ella no trataba de hablar o hacerle preguntas a la señora, simplemente acercaba otra mecedora junto a la anciana y se mecía con ella.

Semanas o meses más tarde, la anciana finalmente hizo uso de la palabra.

‘Gracias’, dijo. “Gracias por mecerte conmigo ‘.”

En el mundo hay muchas personas que están esperando que alguien les muestre un poco de amistad y cariño. Tal vez conoces a alguna de esas personas y lo mejor que puedes hacer es acercarte para compartir tu amistad y cariño. Seguramente esa persona te lo agradecerá a su manera y tú te sentirás muy feliz y satisfecha.

Leave a Reply