Entre Abuelitas

El Rincón del Abuelo

367Vistas

Soy una amante de los cuadros que tienen mensajes. Muchos de ellos contienen mensajes poderosos que nos hacen reflexionar, mientras que otros son jocosos y demuestran el lado alegre del que los diseñó. En nuestro hogar tenemos varios de esos letreros que adornas algunas áreas.  Todos los he escogido en mis incursiones por tiendas que venden esas curiosidades y otros nos han llegado como regalo de amigos que conocen mi gusto por ellos.

El cuadro que les comparto hoy lo encontré en una tienda donde se consiguen muchas cosas lindas y curiosas para el hogar (a muy bajo precio) y tan pronto lo vi supe que tenía que comprarlo porque sabía exactamente dónde estaba su espacio en nuestra casa. Traté de que mi esposo no se diera cuenta de lo que estaba comprando para que cuando lo viera colgado fuera una sorpresa para él. El texto que tiene escrito se traduce de la siguiente forma:

“El Lugar del Abuelo”:

– Mucho consentimiento

Se reparan juguetes

Aquí se cuentan historias”.

Definitivamente ese cuadro tenía un lugar ya asignado en nuestra casa. Fue colocado justamente en el lugar donde mi esposo tiene su sillón de descanso, su escritorio y su caja de herramientas para hacer pequeñas reparaciones tales como cambiar baterías, reparar un cable de algún juguete, etc. Ese es no solamente el lugar de mi esposo sino el preferido de nuestro nieto Ian. Cada vez que encuentra uno de sus juguetes que necesita un cambio de baterías corre al rincón del abuelo y le dice: “Arréglalo abuelo, por favor”. Él sabe muy bien que su abuelo tiene suficientes baterías guardadas para sus juguetes y que siempre puede contar con él no solamente para reparar sus juguetes sino para contestarle sus preguntas, consentirlo en sus gustos y contarle las historias que lo hacen reír y aprender.

Sin lugar a dudas ese cuadro describe muy bien al abuelo, porque es un hombre maravilloso que ama y cuida de sus nietos. Pero lo más hermoso de todo esto es que desde este lugar no solamente se reparan juguetes, se consiente y se cuentan historias, sino que también se elevan diariamente oraciones por cada uno de nuestros hijos, nietos y amigos en general. Doy gracias a Dios por estar casada con un abuelito tan especial para quien deseo larga vida en el Señor.

 

Leave a Reply