Articulos | Ministerio Infantil

La Mentira de Santiago -Historia

494Vistas

“Por lo tanto, dejando la mentira, hable cada uno a su prójimo con la verdad, porque todos somos miembros de un mismo cuerpo” Efesios 4:25

Un muchacho llamado Santiago quería ir a un campamento de verano, pero no tenía suficiente dinero. Así que se propuso conseguir el dinero diciendo una mentira. Fue a ver al pastor de su iglesia y le dijo: “Pastor, mi tío me mandó dinero para que pudiera ir al campamento la semana que entra, pero el dinero se ha perdido en el correo y todavía no me llega”

“¡Qué lástima! – dijo el pastor. Tal vez podamos conseguir en alguna parte el dinero que necesitas para ir al campamento. Sería una lástima que no fueras sólo porque tu dinero no te ha llegado.

El pastor habló con una persona de la iglesia y consiguió el dinero. Santiago se fue al campamento, pero por alguna razón no estaba contento. Cuando oraba, parecía que no oraba; cuando jugaba, parecía que no jugaba. La dificultad estaba en que siendo un muchacho cristiano había dicho una mentira, y Dios aborrece las mentiras. En cierta forma ya estaba recibiendo el castigo por mentir al no sentirse feliz. Finalmente se sintió tan mal, que los encargados del campamento pensaron que sería mejor mandarlo a su casa.

Cuando ya estaba en su casa, lo visitó el pastor y le dijo: “Siento mucho que estés enfermo, Santiago”.

Entonces Santiago comenzó a llorar y le contó al pastor todo. El pastor se quedó sorprendido y triste por lo que Santiago había hecho. Entonces Santiago dijo algo que es muy cierto:

“Pastor, Dios no necesitaba que  yo dijera mentiras por El para ayudarle a que me llevara al campamento. El podía haber mandado el dinero de otra manera si hubiera querido que yo fuera y si yo se lo hubiera pedido. Siento m mucho que le dije a usted una mentira”.

-“Así es” – dijo el pastor. El Señor nunca quiere esa clase de ayuda.

Al año siguiente Santiago fue al campamento pero no dijo ninguna mentira para ir. Trabajó mucho durante el año, ahorró el dinero que necesitaba y fue muy feliz al campamento y Santiago decidió que nunca diría otra mentira.

Leave a Reply