Uncategorized

La Oración

18Vistas

La oración, amigas, es encontrar la delicada fuente de poder,

es dar al fin con el secreto que nos ayuda a perfeccionar el ser.

Es recobrar la llave oculta que tuvo Elías, para hacer los cielos llover,

Es disciplinar los músculos del alma para poder obedecer al Eterno.

Es levantarse de las rodillas sabiendo que Dios lo podrá hacer;

Es respirar la victoria al dejar nuestras cargas a sus pies.

Es pedir perdón con toda el alma y fuerzas para no volver,

Es pedir victoria hoy y olvidar los éxitos de ayer.

Es actuar como Aarón y Hur al levantar los brazos de Moisés

Es perdonar las deudas y borrarlas para siempre del haber.

 

La oración amiga, es comenzar con la alabanza,

Es hallar dentro de nosotras mismas, un acto de sumisión del alma.

Es ponerse de acuerdo con Dios, es un trato de admisión declarada,

Es sumergirse en las promesas de la Biblia, hasta que esté nuestra

vida saturada.

Es velar contra el enemigo que, intenta destruir nuestra eficacia.

Es interceder por otros, nombre por nombre, hasta que Dios

derrame su Gracia.

Es pedir por nosotras mismas y disfrutar su vida en abundancia.

Es concentrarse en la Fidelidad de Dios y rendirle acción de Gracias,

Es elevar cánticos espirituales y destruir las emboscadas.

Es meditar profundamente en la conversación del corazón y la palabra.

Es encontrar la derrota diaria y del Espíritu Santo la llamada,

Es concluir como empezamos, porque con la alabanza está sellada.

 

La oración amigas, es adueñarse de las bendiciones de Dios.

Es saber hacer un diagnóstico correcto y no confiar en nuestra condición.

Es admitir que nuestra fuerza es nada, y ampararse en la ley de la expiación.

Es acercarse en los méritos de Cristo, que conquistó para nosotros.

Es mantener con Dios y con el prójimo, por encima de todo, buena relación.

Es saber en dónde el Padre trabaja, y unirnos a El, en la labor.

Es vencer al desánimo con su efecto paralizador.

Es dominar la pereza, el cansancio y la distracción.

Es comprender perfectamente, que hay garantías de contestación.

Clama a mí y yo te responderé dijo el Señor.

 

La oración amiga, es traspasar tiempo y espacio con holgura,

Es atravesar la luz del día, y al mismo tiempo penetrar la noche obscura.

Es viajar a la cárcel y romper las cadenas de amargura. Es entrar al hospital

Y llevarle al enfermo la dulzura.

Es ser huésped en la casa presidencial, sin cambiarnos nuestra vestidura,

Es penetrar hasta lo profundo de la tierra, y ganar la batalla en las alturas.

Y, es además amigas mías estar confiadas, que de rodillas la victoria está segura.