Artículos Destacados

Las Mezclas de Dios

334Vistas

Esta semana leí una ilustración que me hizo pensar en varios aspectos de mi vida. No recuerdo exactamente en cuál de los muchos mensajes que recibo estaba, pero lo cierto es que me impacto tanto que decidí traducirla y compartirla. 

Quiero recomendarte que la leas con mucho detenimiento y que reflexione en las posible lecciones que tiene para tu vida de la misma forma como yo lo hice.

Anécdota

Un pastor le pidió a un granjero mayor, vestido con un pantalón de perchera, que diera las gracias por el desayuno de la mañana.

“Señor, odio el suero de leche”, comenzó el granjero. 

El pastor visitante abrió un ojo para mirar al granjero y se preguntó a dónde iba esto.

El granjero proclamó en voz alta: “Señor, odio la manteca “. 

Ahora el pastor estaba cada vez más preocupado.

Sin perder el ritmo, el granjero continuó: 

Y Señor, sabes que no me importa mucho la harina blanca cruda“. 

El pastor una vez más abrió un ojo para mirar alrededor de la habitación y vio que él no era el único que se sentía incómodo.

Luego el granjero agregó: 

“Pero Señor, cuando los mezclas todos y los horneas, me encantan las galletas frescas y calientes. Entonces, Señor, cuando surgen cosas que no nos gustan, cuando la vida se pone difícil, cuando no entienda lo que nos estás diciendo, ayúdanos a relajarnos y esperar hasta que termines de mezclar. Probablemente será incluso mejor que las galletas. Amén “.

Dentro de esa oración hay una gran sabiduría para todos cuando se trata de situaciones complicadas como las que estamos viviendo en el mundo de hoy. Manténganse fuertes, mis amigos, porque nuestro SEÑOR está mezclando varias cosas que realmente no nos gustan, pero algo aún mejor vendrá cuando ÉL termine con eso. ¡AMÉN!