Artículos Destacados

Piensalo Bien

142Vistas

He tenido gran dificultad para entender y aceptar la posición de una cantidad de personas con respecto a la vacunación contra el COVID. Estoy consciente de que hay condiciones muy específicas en algunos individuos por asuntos de salud complicados ya existentes, pero ese no es el caso de muchas de las excusas o respuestas que escucho. Entre ellas se encuentran: “esa vacuna es para matar a los viejos, eso es asunto político y del gobierno, eso del COVID  es mentira, con la vacuna te inyectan un chip, los efectos de la vacuna va a matar la gente en los próximos tres años,” etc. etc. et.

En realidad la falta de información, y los rumores así como los “presagios” tanto de profesionales de la salud como de otras personas que viven buscando en Google, lo que han hecho es crear tanta confusión que la credibilidad en los que saben del asunto se ha perdido. Lo peor es que muchos comparten esos mensajes una y otra vez pensando que con ello van a contribuir para alertar a la población cuando en realidad lo que hacen es reforzar las ideas falsas sobre este asunto.

Si hoy has decidido no vacunarte, y ese es tu derecho, quiero que pienses en lo agradecido que debes estar con tus padres porque cuando surgieron las epidemias de sarampión, varicela, tuberculosis, viruela y otras más, ellos creyeron en las vacunas y te salvaron la vida. Es hora de dejar el egoísmo y la falta de humanidad que lleva a hacer pensar que se está  muy bien y no se necesita vacunarse. Es posible que no te contagies, pero puedes ser el canal por el cual le lleves la enfermedad a otros sin querer o sin nunca saberlo. Dejemos de pensar en lo que otros dicen y sigamos el consejo de los que saben de salud. De paso, es hora de quitar el estigma que se ha creado sobre el cuerpo médico haciéndolos aparecer como aprovechados, porque son más los que salvan vidas y los que son honestos.