Alimento para el Alma

Dardos 

133Vistas

Seguramente has tenido una experiencia negativa con una persona y lo sucedido te llegó a incomodar tanto que sentiste deseos de desquitarte por lo sucedido. Esa reacción es muy natural porque como dice la Biblia “nuestros pensamientos son de continuo al mal” y el deseo de venganza aflora sin dificultad en un corazón dolido donde no está Dios. La ilustración que les comparto a continuación tiene una gran lección que debemos aprender. Todo el mal que le deseamos a una persona es como si se lo deseáramos a Dios. Luego de leerlo te sugiero que pienses seriamente en aquellas situaciones del pasado que te han afectado y que tal vez sentiste deseos de tomar la justicia en tus manos.

Una joven chica llamada Sally, relata una experiencia que ella tuvo en unas de sus clases, dada por su profesor, Dr. Smith. Al Dr. Smith lo conocían por sus lecciones objetivas.

Un día particular, Sally llegó a sus clases y sabía que iba a ser un día de diversión. En la pared estaba un blanco grande, y en una mesa próxima estaban muchos dardos. El Dr. Smith les dijo a los estudiantes que dibujaran una foto de una persona que no les gustara, o de alguien que los haya puesto furiosos, y él les dejaría tirar los dardos a esa foto.

La amiga de Sally dibujó una foto de una muchacha que le había robado a su novio. Otra amiga dibujó la foto de su hermanito. Sally dibujó una foto de un amigo anterior, poniendo muchos detalles en su dibujo, hasta le dibujó las espinillas de la cara. Sally estuvo satisfecha con el efecto que ella había alcanzado. Se alineó en la fila para tirar los dardos. Algunos de los estudiantes lanzaron sus dardos con tal fuerza que sus blancos fueron rasgados. Sally miraba adelante en espera de su turno, y entonces se llenó de decepción cuando el Dr. Smith, debido a límites de tiempo, pidió que los estudiantes volvieran a sus asientos.

Cuando se sentó con el pensamiento de que estaba muy enojada porque ella no tuvo una ocasión de lanzar ningún dardo a su blanco, el Dr. Smith comenzó a quitar los blancos de la pared.

Por debajo del blanco estaba una foto de Jesús. Un silencio cayó sobre el cuarto mientras que cada estudiante vio desmantelada la foto de Jesús; los agujeros y las marcas dentadas cubrieron su cara, y sus ojos fueron perforados.

El Dr. Smith dijo solamente estas palabras.. “Si a uno de tus semejantes les haces un daño, me lo haces a mí”.

Mateo 25:40:

No había necesidad de otras palabras; las lágrimas llenaron los ojos de los estudiantes, centrados solamente en el cuadro de Cristo.

 

Leave a Reply