Artículos Destacados

Nunca Dejes de Florecer

339Vistas

Desde hace unos tres años en la entrada de nuestra casa, justo en un rincón, muy cerca de la puerta del garaje creció en una grieta del cemento una plantita de petunia. Seguramente el viento llevó las semillas desde las canastas que colgaban del balcón hasta ese lugar. Cuando la descubrí tuve la intención de sacarla pero mi esposo me lo impidió y luego mi nieta Sophia cada vez que venía a nuestra casa le arrancaba una florecita a la plantita y me la daba de regalo.Las petunias son plantas muy lindas que florecen en la primavera hasta el otoño. Las hay en diversos colores y se caracterizan por tener una floración muy abundante. Cuando llegan las temperaturas frías del otoño que anuncia la proximidad del invierno, las plantas de petunias comienzan a marchitarse y a secarse para pronto desaparecer. Si queremos volver a tener petunias en la próxima primavera, simplemente tenemos que volver a sembrarlas porque son plantas anuales. Lo curioso de la petunia que creció en la grieta del cemento es que contrario a lo que siempre sucede ella volvió a florecer al año siguiente.

Al llegar el invierno me olvidé de arrancar la planta que estaba totalmente seca. Vino la nieve, las lluvias heladas y por supuesto la planta no volvió a vivir. Sin embargo, cuando pasó el invierno un día para mi sorpresa vi asomarse desde la grieta una hojita que luego se convirtió en una planta que fue creciendo hasta llegar a ser un hermoso adorno en la entrada de nuestra casa. Para mi esposo y para mi fue una gran sorpresa porque no lo esperábamos, sin embargo, nos sentimos muy felices al ver la cantidad de flores que salieron.

Este incidente me enseñó una gran lección que he compartido en un capítulo de mi libro Esparciendo Su Fragancia. No importa dónde estemos plantadas, ni las dificultades que tengamos que soportar, si hemos entendido el plan de Dios para nuestra vida siempre podremos florecer. Cuando permitimos que Dios lleve el control de nuestra vida podemos estar seguras que las adversidades y las pruebas no serán otra cosa sino medios que Dios utiliza para ayudarnos a florecer y esparcir su fragancia. Dicen que las petunias no exhalan olor, pero ellas tienen una aroma discreta que se deja sentir cuando sopla el viento. Tú también puedes florecer y perfumar el ambiente que te rodea. Es posible que estés atravesando un fuerte invierno espiritual o material, es posible que tu salud no se encuentre en óptimas condiciones, o tal vez son dificultades en tu familia, con tus hijos, o en el trabajo, pero sea cual sea tu situación recuerda la petunia del cemente y aprende a florecer. Para que veas lo hermosa que fue esa plantita aquí te comparto una foto y podrás ver las hermosas flores que ella nos regaló en esa ocasión.

Leave a Reply