Liderazgo

¿Cómo comenzar un grupo de estudios bíblicos en tu casa? 

816Vistas

 Una forma de poner en práctica la Gran Comisión en tu ministerio con mujeres es comenzar un estudio bíblico en una casa. Un hogar puede añadir calor y cercanía a un grupo de estudio pequeño y ayuda a que mujeres reacias a ir a la iglesia puedan acercarse al estudio de la Palabra.

Los elementos clave para un estudio bíblico exitoso los encontramos en Hechos 2:42-47.

Aquí te dejo algunos consejos prácticos basados en ese pasaje para comenzar un estudio bíblico para mujeres en una casa.

Oración

Mientras Dios pone en tu corazón un peso para alcanzar mujeres, ora por la posibilidad de abrir tu hogar para un estudio bíblico. Pídele a Dios:

Que te muestre mujeres cercanas a ti que tengan el mismo deseo de alcanzar a otras mujeres para Cristo.

Por aquellas mujeres que van a ser parte del estudio aunque aún no conozcas sus nombres (Juan 10:14)

Por todos los detalles relacionados con la logística (Filipenses 4:6)

Que una al grupo y puedan abundar en amor (Filipenses 2:1-2; 1 Pedro 1:22)

Que cada mujer que asista tenga un encuentro personal con Jesús (Juan 20:18)

Busca un grupo de mujeres que oren específicamente por este ministerio y observa cómo Dios va añadiendo todo lo que necesitas (Efesios 3:14-21; Filipenses 4:19)

Enseñanza

¿A quiénes se va a enseñar? Determina qué mujeres estás tratando de alcanzar con este estudio: vecinas, inconversas, amigas, compañeras, mamás, abuelas, mujeres recién bautizadas, etc.

¿Qué se va a enseñar? Ten mucho cuidado al escoger los estudios bíblicos para tu grupo. Recuerda usar el material que contiene la verdad del evangelio y no materiales preparados con doctrinas que no tienen fundamento bíblico verdadero. (1 Timoteo 3:16). Nunca comiences el estudio de un material sin haberlo revisado por completo.

Comunión

¡Diviértete! Las mujeres nos necesitamos unas a otras, así que la comunión es importante. Planifica tener tiempos libres en la reunión para que las mujeres puedan compartir unas con otras.

Prepara un plan de seguimiento. Al final del estudio decide si el grupo va a continuar con otro estudio o si van a dividirse en grupos más pequeños para comenzar estudios simultáneos y alcanzar más mujeres.

Los estudios bíblicos en el hogar proveen una oportunidad maravillosa de expandir tu ministerio de mujeres. Si no lo has intentado antes, ora por ello. Si el Señor te guía a comenzar este tipo de ministerio, ¡inténtalo! y ve cómo Dios hace cosas maravillosas

(Efesios 3:20).

Otras Sugerencias

Esta es una lista de sugerencias útiles para dirigir un grupo de estudio bíblico:

  1. Prepárate con tiempo para el estudio. Una líder sin preparación no podrá ser una inspiración para todos en el grupo.
  2. Prepara tu casa o el lugar de reunión con tiempo para que tenga las comodidades necesarias. ¿Tienes todo lo necesario… mesas, suficientes sillas, un tablero, himnarios si piensas cantar, lápices, la lección que van a estudiar, etcétera?
  3. Saluda calurosamente a cada persona por su nombre a medida que llega. Después de todo, has orado durante toda la semana por estas mujeres, y cada persona especial debe saber que te alegras de su llegada.
  4. Al menos durante las dos o tres primeras reuniones, usa identificaciones con los nombres de las participantes hasta que los aprendas.
  5. Empieza a tiempo sin importar lo que pase, ¡incluso si solo ha llegado una persona!
  6. Comienza cada estudio con oración. Si lo deseas también pueden cantar.
  7. Asegúrate de que cada persona entiende lo que debe hacer en cada parte del estudio. Ten presente que muchas personas no saben manejar las páginas de la Biblia con prontitud. Sé paciente y ayúdales. Permite que las que conocen mejor la Biblia ayuden a las nuevas.
  8. Explica lo que tienen que hacer en cada parte del estudio para evitar pérdida de tiempo y concentración. Notarás que algunas de las damas son más rápidas en captar que otras; no hagas sentir mal a las más lentas, espera por ellas con paciencia y amor.
  9. Es importante completar las preguntas de la guía del estudio. Sin embargo, cuando la pregunta pide una opinión o una aplicación (por ejemplo, ¿cómo puede esta verdad ayudar a nuestro matrimonio? O ¿cómo podemos poner esto en práctica?), permite que participen cuantas lo deseen.
  10. Anima a cada persona que participa, de manera que se sientan bien, pero no permitas que una sola persona tome el control de todo con sus comentarios. Sé cuidadosa.
  11. Trata de cumplir con el horario establecido para el estudio. Detente a la hora señalada incluso si no has terminado la lección y consulta con el grupo para terminarla si desean. De no ser posible asigna la parte que faltó por estudiar para la casa y luego repasa esa parte en el próximo estudio.
  12. Termina a tiempo. Solo puedes hacer amigas en tu grupo de estudio si terminas a tiempo, e incluso antes. Además, las participantes de tu grupo también tienen actividades programadas en su agenda y que deben atender: volver a casa para atender asuntos allí; hacer diligencias; acostarse; o pasar tiempo con sus esposos. ¡Déjalas ir a tiempo!

Leave a Reply