Lecciones Biblicas

Culto de Oración Para Niños -Estudio del Salmo 19: 7-10

1.25KVistas

Introducción:

¿Recuerdan ustedes alguna advertencia que les hayan dado sus padres y que ustedes se alegran por eso?  Por ejemplo cuando ustedes ven en la TV que hubo un fuego grande y se quemó una casa porque alguien prendió un fósforo, ¿se acuerdan ustedes de que sus padres les han enseñado a no jugar con los fósforos? ¿Se sienten contentos de que su casa nunca se haya quemado porque ustedes han obedecido lo que les han dicho sus padres? Así como los padres nos han advertido para que nos vaya bien y no pasemos por peligros, así Dios nos ha dejado advertencias en la Biblia también. Las podemos encontrar cuando leemos la Biblia. Vamos a darle una mirada a lo que dice la Biblia. Voy a pedirle a alguien que lea algunas partes y el último versículo lo vamos a leer todos juntos. (Como los niños pueden tener diferentes versiones de la Biblia escriba en la pizarra o en computadora los versículos para que todos lean lo mismo).

Abramos nuestras biblias en el Salmo 19 y vamos a leer los versículos desde el 7 al 10. En estos versículos nosotros aprendemos que cuando estudiamos la Biblia ella nos ayuda para que sepamos lo que debemos hacer en la vida.

Materiales:

Escribir las siguientes declaraciones en hojas de papal

1. La ley del Señor es perfecta; infunde nuevo aliento. (revive) ¿Qué entendemos por la palabra “nuevo aliento”?     ¿En que forma la Palabra de Dios nos revive?

2. El mandato del Señor es digno de confianza, da sabiduría al sencillo ¿Qué significa la frase digno de confianza?    ¿En qué forma la Palabra de Dios es digna de confianza?

3. Los preceptos del Señor son rectos; traen alegría al corazón    ¿En qué forma la Palabra de Dios nos da alegría al corazón?

4. El mandamiento del Señor es claro, da luz a los ojos ¿Cómo la Palabra del Dios nos da luz a los ojos?

Si ustedes se dieron cuenta  en el versículo 7 aparece la palabra “ley”. Esta palabra significa Torá que quiere decir enseñanza. Esto se refiere a la ley dada por Dios que son los mandamientos que Dios le entregó a Moisés y que forman lo que se llama Pentateuco (los primeros cinco libros de la Biblia – Génesis, Éxodo, Levíticos, Números y Deuteronomio). A esos libros se los llaman los libros de Moisés porque fue él quien los escribió. En ellos se habla de la ley y de la importancia de obedecerla y es a eso a lo que se refiere el Salmo 19.

En los Salmos también se usan otras palabras para referirse a la ley como estatutos, preceptos, mandamientos y ordenanzas. Todas esas palabras significan lo mismo y hablan de la ley de Dios. Actividad: Vamos a dividirnos en algunos grupos (de acuerdo a la cantidad de niños). Les voy a entregar un versículo y ustedes lo van a leer y a decir de qué forma la Palabra de Dios se trabaja en sus vidas. Van a anotar en el papel que les voy a entregar sus respuestas. Si tienen preguntas también las deben escribir. Luego vamos a discutirlas para ver lo que ustedes escribieron y aprendieron del versículo que les tocó. (Cuando terminen repase para ver lo que hicieron los alumnos).

A. El Oro

Vamos a leer el versículo 10 donde vemos que David compara la Palabra de Dios con el oro y la miel. Estas dos cosas son símbolos que David usa para describir el valor y la importancia de la Palabra de Dios en la vida.  El oro es algo muy valioso y muchas personas lo quieren tener, pero el salmista dice que la palabra de Dios es más deseable que el oro. Eso significa que la Palabra de dios es como un tesoro.

¿Creen ustedes que la Biblia es un tesoro para ustedes? ¿Cómo tratan ustedes su Biblia? ¿Qué hacen con ella? Posibles respuestas:

1. Leerla y tratar de entender lo que Dios dice que debo hacer.

2. Tratar de hacer lo que la Biblia dice; no robar, no pelearme con los amigos, ser amable, etc.

3. Venir a los cultos de la iglesia

4. Aprender de memoria algunos versículos, estudiar mi lección de Escuela

5. Hablarle a otros de Jesús

B. La Miel

El salmista también compara la Palabra de Dios con la miel. ¿A cuántos de ustedes les gusta la miel? A la mayoría nos gusta la miel. Es deliciosa. Las comidas especialmente los postres, saben muy sabrosos cuando se les pone miel. Pero, ¿sabían ustedes que la miel no solamente es deliciosas sino que también es buena para nuestra salud? La miel contiene vitaminas y minerales. Puede ser usada para curar las alergias, el dolor de garganta, para las úlceras y hasta para curar heridas. Es buena también para el cabello, y la piel  y hasta hoy día la usan para tratamientos de belleza. Algunos dicen que lo que la miel contiene es buena hasta para curar el cáncer y las enfermedades del corazón. Se dan cuenta que la miel no solamente es buena al paladar sino también para la salud.

En el Salmo 19 David dice que la Palabra de Dios es más dulce que la miel. ¿Habían pensado ustedes en comparar la Biblia con la miel? Por supuesto que nosotros no podemos comernos la Biblia como podemos comer miel, pero podemos darnos cuenta que cuando estudiamos la Biblia y aprendemos cosas de ella que nos ayudan, eso nos gusta tanto como nos gustan las cosas dulces.

¿Podemos decir algunas cosas que nos hacen comparar la Biblia con algo dulce? Posibles respuestas:

1. Podemos encontrar en la Biblia versículos que nos ayudan cuando estamos enfermos, o tristes.

2. Podemos encontrar promesas que nos ayudan a no sentirnos preocupados (1 Pedro 5:7)

3. Cuando tenemos miedo podemos leer el Salmo 23

4. Cuando nos sentimos desanimados podemos leer Deuteronomio 31:6

5. Podemos conseguir fortaleza si leemos Filipenses 4:13

6. Nos podemos sentir seguros del amor de Dios cuando leemos Juan 3:16

7. Cuando nos faltan algunas cosas nos podemos sentir seguros al leer Filipenses 4:19 Manualidad: Vamos a hacer un marcador de Biblia con algún versículo de los que  hemos estudiado. Todas esas lindas promesas que contiene la Biblia las podemos aprender, así que escojan una promesa para hacer su marcador. Cuando terminen me van a decir lo que esa promesa significa para ustedes.    Esta noche antes de acostarse lean en el Salmo 119 los versículos 103 y 127 para que vean lo que dice allí.      Adaptado de childrensministry.com

Leave a Reply