Liderazgo

Programa Especial – Ministerio de la Mujer

637Vistas

ORDEN SUGERENTE DEL SERVICIO

1. Llamado a la adoración:

“Cantad a Dios, cantad salmos a su nombre. Ensalzad al que sube sobre los cielos. Jah es su nombre, y alegraos delante de él.

Padre de huérfanos y defensor de viudas, Es Dios en la morada de su Santuario.

El Dios que hace habitar en familias a los solos, Que saca a los aprisionados con grillos, más los rebeldes habitan en sequedad”. Salmos 68:4-6

a. Himno de Apertura: Nº4 “Alabadle” o cualquier himno de alabanza y adoración.

b. Oración de Apertura: Asignada a dos mujeres (ver página Nº3)

c. Ofrendas:

d. Historia para los niños: (Ver página 4)

e. Música Especial:

2. Lectura Bíblica/Liturgia: (Ver páginas 5 y 6)

Otras opciones de lecturas antifonales: Ef. 4:31,32; 5:1-4,8,19,20; Mat.12:46,49.

Si desea hacer algo diferente, puede pedir a algunos jóvenes hacer una representación de los pasajes ya mencionados.

3. Sermón: “Experimentando el Compañerismo de la Familia de la Iglesia”

4. Himno de Clausura: Himno Nº510 “Hogar de mis recuerdos”

5. Oración de Clausura:   Ver la página Nº6

También se incluyen las páginas 7 y 8.  Estas tienen una lista de otras actividades sugerentes.

ORACION DE APERTURA (Conducida por dos mujeres en forma de diálogo)

Primera Mujer: Querido Dios, nos hemos reunido aquí esta mañana para alabarte y darte honra y gloria por todo lo que has provisto para tu familia aquí en la tierra.  Tu amor y generosidad son inmensurables y somos bendecidos al ser los recipientes de estos dones.

Segunda Mujer: Pedimos tu perdón por los pecados que hemos cometido.  Te agradecemos por tu espíritu perdonador, y oramos para que guíes nuestros pasos en la próxima semana.

Primera Mujer: Sé con nosotros hoy durante este servicio.  Bendice al predicador (a) al presentar tu mensaje esta mañana.  Danos mentes y corazones abiertos para escuchar lo que tu quieres que oigamos.

Segunda Mujer: Al recordar esta mañana a nuestros hermanos adorándote alrededor del mundo suplicamos bendigas a cada miembro de tu familia.  Recuerda a aquellos de nuestros hermanos que están enfermos y que no pueden adorar con nosotros.  (Incluya los nombres de aquellos por los cuales se ofrece esta oración especial)

Primera Mujer: Rogamos esta mañana tu bendición sobre los niños.  Sé con cada uno de nosotros los padres, maestros, familias y amigos al enseñarles acerca de ti.  Que los ángeles nos acompañen y guíen en esta obra tan importante.

Segunda Mujer: Al contactar a nuestros amigos y vecinos en nuestras comunidades, sé con nosotros, envía a tus ángeles para que trabajen hombro a hombro con nosotros.  Danos corazones llenos de gozo y paz.  Haznos como espejos para reflejar tu amor a cada persona que contactemos.

Primer Mujer: Manifiesta tu presencia entre nosotros esta mañana.  Llénanos con la bienaventurada esperanza.  Te pedimos todas estas cosas en el querido nombre de nuestro Señor Jesucristo.  Amén.

HISTORIA PARA LOS NIÑOS

Relata una historia apropiada a su cultura que motive a los niños a pensar sobre la experiencia del compañerismo en la familia.

El que relate la historia puede mostrar a los niños un ramo de flores que tenga varios tipos y colores. Pregunte a los niños que les gusta de las flores.  Puede pedirles que cierren sus ojos y huelan las flores.  Después que los niños han gozado las flores, pregunte: ¿No piensan ustedes que hubiera sido mucho mejor si las hubiera hecho todas iguales?  Ayude a los niños a darse cuenta y apreciar que Dios ama la diversidad.  El no hizo un error con las flores.  Ni tampoco cometió un error cuando nos hizo a todos diferentes.  Todos somos miembros de su familia, etc.

Puedes mostrar otros ejemplos de diversidad en la naturaleza.  Hable sobre como los niños tienen diferente color de piel, cabello, ojos, peso, etc., pero todos son preciosos porque todos pertenecen a la familia de Dios.

Puede hablarles sobre la Nueva Jerusalén (Apocalipsis 21:18-21) y de todos los colores de las piedras preciosas de los fundamentos donde Dios está construyendo nuevos hogares para su familia.

LECTURA BIBLICA

(La lectura bíblica puede ser leída de varias maneras: dos personas pueden leer, uno lee la letra más oscura y otro la letra clara.  O alguien puede dirigir leyendo la letra clara y pedirle a la congregación leer la letra oscura.  O se puede asignar dos grupos, un grupo toma una de las partes y entonces el otro contesta.  Esta sería una buena manera de incluir a algunos de los miembros jóvenes de la congregación)

“Mirad cuál amor nos ha dado el padre, que seamos llamados hijos de Dios” (Vers. 1)

“Somos sus hijos, nos ama y nos cuida. ¡Cuan privilegiados deberíamos sentirnos por esto!”

“Muy amados, ahora somos hijos de Dios, y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando el apareciere, seremos semejantes a él, porque le veremos como él es”. (Vers.2)

“Dios tiene grandes planes para nosotros y quiere que desarrollemos al máximo nuestro potencial.  Seremos transformados a su semejanza cuando el vuelva por nosotros”.

“Y cualquiera que tiene esta esperanza en él, se purifica, como él también es limpio”. (Vers.3)

“Todo aquel cuya esperanza está centrada en Cristo velará, orará y mantendrá fe en la victoria que Cristo obtuvo por nosotros.  Lucharemos por ser puros, así como él es puro”.

“Porque este es el mensaje que habéis oído desde el principio: Que nos amemos unos a otros”.  (Vers.11)

“Nosotros que amamos a Jesús, debemos recordar lo que nos dijo desde el principio que debemos amarnos los unos a los otros y gozar el compañerismo de su familia”.

“En esto hemos conocido el amor, porque él puso su vida por nosotros.  También nosotros debemos poner nuestra vida por los hermanos”. (Vers.16)

“Dios nos amó tanto que envió a su hijo a morir por nosotros.  Debemos estar dispuestos a ofrendar nuestras vidas por nuestros hermanos y hermanas de la familia de Dios”.

“Hijitos míos, no amemos de palabra ni de lengua, sino de obra y en verdad”. (Vers.18)

“Amar a alguien significa no simplemente decirlo o tenerle cariño a alguien.  Amor significa ser de ayuda a ellos aunque no sintamos que los amamos”.

Y este es su mandamiento: Que creamos en el Nombre de su Hijo Jesucristo, y nos amemos unos a otros como nos lo ha mandado”. (Vers.23)

“Aquellos que creen en Jesús, manifestarán Su Espíritu en la vida diaria.  Demostraremos que Dios vive en nosotros por el espíritu que manifestamos día tras día”.

“Es nuestro privilegio experimentar el compañerismo de la familia de Dios.  Día tras día podemos gozar el vivir con los hijos de Dios aquí sobre la tierra”.

ORACIÓN DE CLAUSURA

Querido Padre Celestial, gracias por el mensaje que acabamos de oír.  Gracias por la seguridad que tu y la familia celestial están con nosotros mientras ministramos a otros.  Envía tus ángeles a estar con nosotros al formar parte de la familia de Dios y que podamos vivir tan cerca de ti, de tal manera que cuando vengas estemos en tu familia para vivir contigo por la eternidad.  En el nombre de Jesús, amén.

OTRAS ACTIVIDADES SUGERENTES

Planee un programa en la tarde e incluya lo siguiente:

1. Una cena de confraternidad.

2. Un programa, característico de la cultura del país, que describa la vida familiar de manera positiva.

3. Intercambio de nombres para formar parejas de oración.

A. Los nombres podrían escribirse sobre corazones de papel y si es posible con imanes adheridos en la parte de atrás.  Coloque los nombres en una cesta y que cada dama tome uno con el nombre de una persona.  Tal persona será su pareja de oración por un período específico de tiempo (seis meses a un año)

B. Las damas podrían, también, escoger a alguien con quien tengan una relación estrecha y preguntarle si desea ser su pareja de oración.  Cuide que ninguna de las damas se quede sin pareja de oración.

4. Escoja una hermana secreta.

A. Esto podría ser realizado colocando en una cesta todos los nombres y permitiendo que cada dama escoja un nombres.  No debe decirle a nadie que nombre seleccionó.  Así esta persona llega a ser su hermana secreta de oración.

B. A lo largo del año dé a su hermana pequeños regalos tales como: hortalizas de su huerta, o flores o cualquier otra cosa que le pueda ser útil.  Envíele notas de ánimo.

C. Al final del año, en una fiesta, cada persona revelará quien ha sido su hermana secreta y de esa manera cada una sabrá que persona le ha estado dando regalos.

5. Celebre una reunión donde cada una de las participantes comparta qué le ayudó a formar a sus hijos en el Señor.  Compartan algunos puntos claves que hicieron el trabajo más fácil.

6. Compartan versículos de la Biblia que cada una ha memorizado y que son importantes indicando el porque son significativos.

7. Planeése un programa de evangelismo en la comunidad, aprovechando el programa para entrenar a las damas en ese tipo particular de evangelismo.

8. Canten juntas.  Organícese un coro con todas las damas que están tomando parte.

9. Regocíjense juntas.  Compartan sus testimonios de lo que Dios ha hecho por cada una.

10. Compartan un momento de alegría y compañerismo.

11. Inclúyase siempre un tiempo de oración cuando cada persona que lo desee puede ofrecer oraciones audibles al Señor solicitando bendiciones para el grupo, la iglesia y las familias representadas.

12. Ponga en marcha un ministerio de tarjetas.  Este es un ministerio particularmente bueno para aquellas que no puedan salir y tener actividades fuera de casa o para aquellas que tienen temor de subir a la plataforma.  Envíe por correo tarjetas de cumpleaños y otras tarjetas apropiadas para los miembros de iglesia, personas que están recibiendo estudios bíblicos, personas confinadas, etc.

13. En muchas iglesias, especialmente las iglesias grandes, es difícil conseguir conocer a los miembros de la familia de la iglesia.  Sería bueno trabajar con los oficiales de iglesia para establecer el momento durante la Escuela Sabática, el culto divino, la reunión de oración, o una comida colectiva para presentar a las personas nuevas, y aun a aquellos que han sido miembros por largo tiempo, pero que no se conocen bien los unos a los otros.  Podría incorporarse durante el tiempo de la oración pastoral, el orar de manera especial por una familia diferente cada semana.

14. Inicie un tablero de anuncios colocando en él las fotografías tanto de los individuos como de los miembros que componen cada familia de la iglesia de tal manera que todos conozcan a la gran familia de la iglesia.

Leave a Reply