Alimento para el Alma

Mujer de Espíritu

354Vistas

Si necesitas amar y ser amada recuerda que eres hija de Dios y has sido creada a su imagen:

“No me elegisteis vosotros a mí, sino que yo os elegí a vosotros…para que todo lo que pidierais al Padre en mi nombre, El os lo dé”. Juan 15:16

Si buscas paz y felicidad; si necesitas seguridad:

“Hablando entre vosotros con salmos, himnos y cánticos espirituales, cantando y alabando al Señor en vuestros corazones.

“Dando siempre gracias por todo al Dios y Padre, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo”. Efesios 5:19,20

Si sientes que tu estima propia está baja:

“Porque yo Jehová soy tu Dios, quien te sostiene de tu mano derecha y te dice: No temas, yo te ayudo”. Isaías 41:13

Si te sientes sola, incomprendida, triste y abandonada

“Porque como a mujer abandonado y triste de espíritu te llamó Jehová, y como a la esposa de la juventud que es repudiada, dijo el Dios tuyo: Por un bree momento te abandoné, pero te recogeré con grandes misericordias”. Isaías 54:6,7

Si tienes valores y talentos, pero nadie los aprecia

“Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra. Porque habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios. Cuando Cristo, vuestra vida, se manifieste, entonces vosotros también seréis manifestados con El en gloria”. Colosenses 3: 2-4

Si te encuentras desorientada y no sabes cuál camino has de seguir

“Yo soy el camino la verdad y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí”. Juan 14:6

Si deseas crecer en sabiduría y en espíritu para servir mejor a tu Dios

“Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio y renueva un espíritu recto dentro de mí”. Salmo 51:10

Si las fuerzas te faltan

“Dios es nuestro amparo y fortaleza, nuestro pronto auxilio en las tribulaciones, por tanto, no temeremos, aunque la tierra sea removida y se traspasen los montes al corazón de la mar”. Salmo 46:1,2

Si te sientes cansada para continuar luchando

“Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargado y yo os daré descanso. Llevada mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y hallareis descanso ara vuestras almas, porque mi yugo es fácil y legra mi carga”. Mateo 11:28-30

Si te sientes enferma y necesitas salud

“El corazón alegre constituye buen remedio, más el espíritu triste seca los huesos”.

Proverbios 17: 22