ArchivosArtículos Destacados

¡A Dios Sea La Gloria!

9Vistas

Desde el día primero de julio hasta el sábado siete celebramos en nuestra iglesia la tan conocida Escuela Bíblica de Vacaciones (VBS siglas en inglés). Fue todo una aventura espiritual, recreativa y de confraternidad.

Bajo el título “Exploradores de Tesoros”, más de cien niños estuvieron toda la semana buscando tesoros que la Biblia contiene.  Encontraron perlas, rubíes, esmeraldas, diamantes y zafiros, todos ellos representados en las cualidades de la integridad, valor, fe, honestidad y compasión. Cada noche los niños tuvieron la oportunidad de conocer personajes bíblicos que les relataron sus experiencias y la forma como Dios les bendijo en las diferentes situaciones. Conocieron a Josué y Caleb, la reina Esther, los tres jóvenes hebreos, Daniel y a Dorcas. También pudieron disfrutar de deliciosas meriendas todas relacionadas con las lecciones bíblicas.

 

Otra de las emocionantes aventuras fue la de visitar La Cueva de los Tesoros; un lugar preparado especialmente con toda clase de tesoros y en la cual se encontraba el más grande de todos los tesoros; la Biblia. Los niños tenían la oportunidad de orar para agradecer a Dios por darnos la Biblia como una guía para nuestra vida.

El tiempo para los juegos fue muy especial y vimos la energía de los chicos en toda su intensidad a pesar del fuerte calor del verano que nos acompaña. De igual forma los trabajos manuales fueron excelentes y para el grupo de los chicos de 10 a 12 años se realizó un concurso de arte en el cual se escogieron las tres mejores trabajos.

Culminamos la actividad el sábado en la noche cantando las canciones del programa y entregando los certificados a los niños. El Pastor Omaña hizo la representación del hombre que encontró el tesoro escondido destacando que lo más importante en esta vida es buscar el reino de Dios por sobre todo lo material. Por supuesto no podía faltar una rica merienda y la búsqueda de tesoros en el patio de la iglesia, pero está vez el tesoro eran dulces.

Agradecemos a Dios por darnos la oportunidad de llegar a muchos hogares de personas que nunca había visitado nuestra iglesia y a todas las personas de nuestra iglesia que nos ayudaron en esta aventura especial. ¡A Dios Sea La Gloria!

Les comparto algunas de las fotos tomadas durante el programa y les anuncio que en los próximos días estaré colocando todo el programa en mi página para que lo usen las iglesias que lo deseen.

Bendiciones,
Evelyn O.