Jardín de Oración

Cuando Dudamos de la Oración

163Vistas

“Cuando parece que nuestras oraciones no son atendidas debemos aferrarnos a la promesa, porque el tiempo de recibir contestación ciertamente ha de llegar, y recibiremos las bendiciones que más necesitemos. Por supuesto, pretender que nuestras oraciones sean siempre contestadas en la misma forma, y según la cuestión particular que pidamos, es presunción. Dios es demasiado sabio  para equivocarse y demasiado bueno para retener un bien a los que andan en integridad. Así pues, aunque no veáis inmediata respuesta a vuestras oraciones, no temáis confiar en él. Confiad en la seguridad de su promesa: “Pedid, y se os dará”.