Jardín de Oración

Conociendo a mi Amigo Jesús

23Vistas

Dios es real. El desea que lo conozcas más que a nada en este mundo. Desea que experimentes el poder de su presencia en tu vida. Hoy es un buen día para comenzar a buscar a Dios. Todo lo que necesitas es saber dónde buscarlo y cómo buscarlo.

El hermano Lawrence era el cocinero de un monasterio en Francia. Mientras pelaba zanahorias, estregaba los pisos y servía los alimentos a los otros monjes se enfocaba en una simple idea; amar a Dios en todo lo que hacía. De esa forma practicaba estar en conversación continua y permanente con Dios como si estuviera con un amigo. Pronto los otros monjes notaron la profunda paz y la pasión que Lawrence experimentaba en su vida. Vinieron para hablar con Lawrence para pedirle su consejo. ¿Cómo ellos también podían experimentar esa cercanía con Dios? ¿Cuál era su secreto? El hermano Lawrence les dio una respuesta simple pero muy profunda: “El tiempo que ocupo para atender mis asuntos no interfiere mi tiempo para la oración”. El secreto del hermano Lawrence consistía en que él había aprendido que Dios estaba siempre junto a él no importando lo que estuviera haciendo.

Tú también puedes llegar a tener esa misma relación cercana con Dios y llegar a conocerlo como a un amigo. Donde quiera que esté, en tu trabajo, manejando el auto, llevando tus niños a la escuela, o haciendo cualquiera de los asuntos que aparecen en tu lista diaria de cosas para hacer, trata de buscar su presencia. Para el resto de este mes queremos sugerirte que comiences a buscar a Dios en las cosas más sencillas de la vida.

Dios está trabajando en todo lo que te rodea. Todo lo que tienes que hacer es abrir bien tus ojos para que puedas verlo. Encontrar a Dos en las cosas comunes hace que descubras su maravilloso poder. Dios transforma lo ordinario en extraordinario.

BUSCANDO A DIOS EN EL DIARIO VIVIR

♦ Busca a Dios en tu lugar de trabajo. Recuerda que Jesús se le apareció a sus apóstoles mientras ellos estaban trabajando. Él está dispuesto a estar a tu lado mientras haces tu trabajo.

♦ Crea una contraseña en tu computadora o correo electrónico que te recuerde la presencia de Dios. Algunas ideas pueden ser: amigadeJesus, Diosmeama. Cada vez que uses la contraseña te recordará que Dios está presente en ese momento.

♦ Invita a Dios para que esté presente en tu hogar. Coloca un lugar extra para Jesús en la mesa a la hora de comer y eso te recordará su presencia.

♦ Comienza en día correctamente. Coloca en tu reloj o teléfono la alarma para que te despierte 15 minutos más temprano y pasa ese tiempo con Dios. Puedes leer algún salmo, la matutina, o simplemente orar antes de comenzar las tareas del día.

♦ Escucha música cristiana mientras estás cocinando, manejando o haciendo cualquier otra actividad. Canta las palabras junto con la música y piensa en lo que ellas significan.

♦ Compra una libreta y cada noche antes de irte a dormir escríbele una notita de agradecimiento a Dios mencionando bendiciones específicas que recibiste durante el día.

En la próxima reunión de damas queremos que compartas con nosotras los resultados de buscar a Dios de esa forma.

(Material Traducido y Adaptado de Finding God in the everyday – Florida Hospital Mission Development)